Adho Mukha Svanasana – Postura del perro hacia abajo

El significado de la palabra sanscrita adho significa “hacia abajo”, mukha, quiere decir “cabeza” y svana “perro”. Es una pose integral para cualquier práctica de yoga; se trata de realizar una réplica de la inclinación hacia adelante de un perro, de ahí proviene el nombre de la pose “perro cabeza abajo”.

¿Por qué debo practicar Adho Mukha Svanasana?

Muchas asanas tienen su importancia y esta asana se puede denominar como una de las asanas más comunes hechas.

Como todos sabemos, cada asana tiene sus beneficios para los problemas específicos u ocultos que enfrentamos.

La mayoría de las posturas invertidas que se nos han mostrado tienen beneficios que, si se realizan regularmente, pueden aumentar enormemente tu salud.

¿Qué beneficios tiene practicar Adho Mukha Svanasana?

Esta asana puede ser similar a Surya Namaskar porque estira los hombros, las manos, los isquiotibiales, las pantorrillas y los pies.

El fortalecimiento de todos los músculos se convierte en una parte integral de hacer esta asana.

Puede probar variaciones con este ejercicio, ya que es muy útil para las mujeres que están teniendo problemas con su ciclo menstrual.

Con la práctica el dolor menstrual se reduce, por lo que es muy útil para todas las mujeres.

Adho Mukha Svanasana nos regala muchos beneficios.

Ayuda a energizar nuestro cuerpo y puede ayudar a tener una perspectiva positiva de la vida.

Se puede lograr un estado de completa calma y equilibrio al hacer esta asana.

Los beneficios más destacados son:

  • Estabiliza el sistema digestivo.
  • Alivia el dolor de cabeza.
  • Mejora los problemas de espalda.
  • Previene el desarrollo de la osteoporosis.
  • Es útil y beneficioso para los pies.

Contraindicaciones para Adho Mukha Svanasana (atener en cuenta!)

  • Dolor de cabeza.
  • Embarazo

¿Cuándo debo practicar Adho Mukha Svanasana?

  • Es una de las mejores asanas para hacer cuando estás cansado y hay una completa falta de alegría en tu vida.
  • Esta asana puede ayudarte a recuperar esa agilidad y vigor que has estado perdiendo durante tanto tiempo.
  • Para lograr este objetivo, la práctica regular de esta asana con el equilibrio y el conocimiento adecuados te ayudará a ser una persona feliz y tranquila.

A continuación te mencionamos paso a paso, cómo debes practicar la postura adho mukha y aprovechar totalmente su energía.

  • Colócate en el suelo sobre tus manos y rodillas
  • Ajusta las rodillas ligeramente debajo de las caderas y coloca las manos hacia adelante de los hombros.
  • Abre las palmas de las manos; los dedos índices deben resultar ligeramente paralelos. Haz hincapié en presionar contra la lona, el dedo índice y el pulgar
  • Fija los dedos de los pies en el piso
  • Exhala y levanta las rodillas lejos del piso. En un primer intento debes tratar de mantener las rodillas ligeramente dobladas y los talones levantados lejos del piso
  • Alarga el cóccix de la parte posterior de la pelvis y presiona ligeramente hacia el pubis. Contra esta resistencia, levanta el glúteo completamente hacia el techo, y desde los tobillos interiores, trata de nivelar la punta de los pies hacía las ingles
  • Luego, con una exhalación, empuja tus muslos superiores y estira los talones completamente hasta tratar de tocar el suelo. Mira hacia atrás y si puedes ver tus talones, gira ligeramente hacia fuera, hasta donde no los puedas ver más
  • Endereza tus rodillas, pero asegúrate de no bloquearlas
  • Reafirma los muslos exteriores y haz que roten ligeramente hacia el interior
  • Limita la parte delantera de la pelvis
  • Reafirma los brazos exteriores y presiona las bases de los dedos índices de forma activa en el suelo. A medida que presionas hacia abajo a través de tus muñecas, sentirás como la energía corre hacia arriba para activar los brazos y te llevarán a rotar ligeramente los antebrazos hacia dentro, uno hacia el otro.
  • Establece firmeza en tus omóplatos contra la espalda, y luego amplíalos y atráelos hacia el coxis para dar estabilidad a la postura
  • Mantén la cabeza firme entre los brazos, sin dejar que cuelgue. El cuello es parte de la columna vertebral, por lo que debe seguir la misma línea natural

Lo ideal es que trates de mantener la posición Adho Mukha Svanasana, por lo menos de 1 a 3 minutos. Luego, para descansar, dobla las rodillas al piso con una exhalación y adopta la postura del niño.

Sin lugar a dudas es una de mis asanas favoritas, se siente realmente muy rico en el cuerpo, recuerda acompañar esta asana con respiración adecuada. Te invito a integrarla en tu practica! con todo mi amor, Bea.

Namaste

Publicado en Blog, Yoga y etiquetado , , .